Ingresar
Registrarse

Inicio

Grupos

Foros

Multimedia

Más...

Artículos

Plática Sobre las Tradiciones GAA, Toronto

 

¡Si sólo los investigadores pudieran ponerse de acuerdo!

 

Las cuatro tradiciones de la investigación de los grupos de autoayuda.

 

 

ThomasinaBorkman Profesora de Sociología, Emérita George Masón Universidad de Fairfax, Virginia

 

Diciembre 1, 2008

 

 

 

 

 

Presented at Colloquia at the Ontario Institute for Studies of Education, University of Toronto, Toronto, Canada

I am delighted to be here as Toronto in particular and Canada in general are favorite places of mine. I grew to love Canada during the semester I spent here as a Fulbright Research Scholar at York University in 1995; I also volunteered at the Self-Help Resource Centre and interviewed self-helpers from several groups to learn about what was going on in self-help/mutual aid in Toronto then.

Me habían pedido que escribiera una entrada para la próxima edición de la Enciclopedia Internacional de la Sociedad Civil, sobre los grupos de autoayuda (GAA siglas en Español), editado por Helmut Anheier y Toeplar Stefan, pensé: INTERNACIONAL! Busqué varias tradiciones sobre investigación en grupos de autoayuda y "descubrí" que existen cuatro tradiciones que no tienen parentesco; no se relacionan; actúan como desconocidos. Hoy, voy a hablar de estas tradiciones de investigación-FU describiré brevemente uno pero me centraré en la investigación canadiense enfocándome en dónde y cómo se ajusta a las demás tradiciones. Surgen muchas preguntas sobre un mismo tema y de un tema surgen diferentes cuestionamientos, voy a sugerir algunos planteamientos interesantes que preguntan, por ejemplo, ¿cómo se relacionan las tradiciones de los GAA en contribuciones a la sociedad civil y la democracia? Como socióloga observo a grupos de autoayuda y OAA como parte del tercer sector (o sector voluntario, sin fines de lucro y filantrópicas o, de un Sector Independiente); no forman parte del sector empresarial (Primer Sector) del gobierno, o el segundo, de lucro, o el cuarto, familiar, "kith y kin"el sector informal.

Primeramente, daré un breve repaso a la información preliminar sobre la historia y las definiciones de los GAA y OAA y después, describiré las cuatro tradiciones de investigación, enfocándome a la parte Psicosocial en Norte América a la que los investigadores sociales canadienses pertenecen y que contribuyen a esta al mismo tiempo. Por último consideraré la importancia y los beneficios que brindaría una relación cercana con todas las tradiciones (diferentes entre sí).

 

Definiciones de ayuda autoayuda (GAA) / ayuda mutua.

 

Los "grupos de autoayuda" se han convertido en un término bastante común y familiar en la literatura del Tercer Sector; el término es impugnado y sustituido cada vez más con sinónimos de opiniones públicas: Los grupos de apoyo, grupos de ayuda mutua, grupos de ayuda, doce pasos, son sinónimos. Los grupos de autoayuda son cada vez más confundidos con: autoayuda, libros, cintas y videos, especialmente por aquellos expertos culturales que analizan las ideas, símbolos y otros fenómenos culturales sin dar referencia a las estructuras en las que están incrustadas, y por lo tanto, han sido tergiversados. El experto cultural, Micky McGee ha sostenido recientemente que en los últimos 30 años [en los EE.UU.] "... de auto-ayuda-una vez sinónimo de ayuda mutua ha llegado a ser entendida no sólo como algo distinto de la acción colectiva, sino en realidad como su opuesto. (McGee 2005: p. 19).

Los grupos de autoayuda (GAA) o grupos de ayuda mutua, se definen como grupos con una intención, son grupos de voluntarios, grupos de personas que acuden de manera informal, o personas afectadas por un problema de salud (por lo tanto tienen un fin común); acuden a estos grupos para recibir apoyo a un problema social, emocional o económico, intentan resolver un problema y, por otro lado existe apoyo gracias a los recursos internos de la organización. También, "Auto-ayuda" se refiere a la auto-responsabilidad que tiene cada integrante que, de igual manera, genera cierta confianza entre los participantes. La “ayuda mutua” se refiere a los esfuerzos colectivos de apoyo. Son grupos que se concentran en la autonomía de sus integrantes; son líderes de sus miembros y de sus esfuerzos y están en marcado contraste con los grupos de apoyo o grupos de terapia dirigidas y controladas por profesionales.

Los grupos de autoayuda suelen utilizar la experiencia profesional (por ejemplo, dar una conferencia sobre nuevos tratamientos). Mientras las organizaciones del tercer sector, son tipos de asociaciones de base (AB-siglas en Español) (por David Horton Smith), que: "es un grupo de voluntarios de una localidad, que trabajan sin fines de lucro, o de voluntarios que trabajan a través de alguna asociación en donde generalmente implica que un conjunto de miembros (que a la vez son voluntarios), uno o más elegidos como líderes voluntarios, persiga el objetivo del grupo "(Smith, 2004, p. 211). Sus estructuras son más formalizadas, los empleados reciben un sueldo; tienden a seguir un estilo de grupo informal, trabajan de manera democrática y los miembros cumplen metas, estos grupos son gestionados con un mínimo de recursos económicos. (Smith 2004, p. 213).

Las organizaciones de autoayuda (OAA), son organizaciones sin fines de lucro que han sido descuidadas y se han convertido en un aspecto urgente para atender (Smith 2000), pero se diferencian de las organizaciones profesionales y otras de servicios sin fines de lucro, en la que mantienen un espíritu de auto-ayuda, utilizan auto-ayuda/ayuda mutua, tienen un enfoque de servicio a la comunidad; son controlados y atendidos por personas especialistas en el tema central del que se construye la organización. Mientras tanto, la literatura de investigación es relativamente grande en los grupos de autoayuda. Se ha prestado muy poca atención a los GAA pero parecen estar aumentando en número y variedad. Estas organizaciones formales sin fines de lucro tienen presupuestado todo en relación a los pagos de los empleados, herramientas profesionales para la ayuda mutua en sí y para servir a otros. El presupuesto también lo absorbe la Dirección del Consejo, el director y el personal a cargo (gente que por lo general cuenta con un problema de adicción/ enfermedad; no son profesionales).

Cada vez son más los grupos de autoayuda (GAA), sobre todo en los países democráticos del occidente; estos tienen inicio en la década de los setentas y, se encuentran más en los países industrializados y en las sociedades en desarrollo. Se manifiestan estos nuevos grupos de autoayuda cuando se imita el modelo de los Alcohólicos Anónimos (AA) en los EE.UU. en 1935. AA se convirtió en la expresión más conocida de auto ayuda junto con los modelos organizativos de 12 pasos. Hasta el momento, este modelo se ha convertido en una tradición imitada por otros 100 grupos de autoayuda, como Jugadores Anónimos, Narcóticos Anónimos y Adictos al Sexo y Amor Anónimos.

En los países industrializados democráticos del occidente, miles de grupos de autoayuda se han apoyado en estos modelos para tratar ciertas enfermedades físicas y mentales, enfermedades crónicas, discapacidades y trastornos genéticos, transiciones/ cambios en la vida (por ejemplo, el duelo, el divorcio, la maternidad, la adopción), desastres (por ejemplo, familiares de víctimas de accidentes aéreos) para padres de niños con diversas enfermedades (tales como cáncer o enfermedades mentales), y para varios temas estigmatizados sociales (por ejemplo, los padres adultos de hijos gay). En general, estos grupos de autoayuda son grupos que brindan apoyo a temas específicos que se centran sólo en una enfermedad o condición.

 

El modelo alternativo de apoyo y de ayuda mutua. Para el siglo XXI, la autoayuda y ayuda mutua habían creado un paradigma alternativo de apoyo: la del "servicio" impartido por profesionales. Se enfocaban en las relaciones igualitarias y entre ellos buscaban de manera simultánea, convertir a los participantes en usuarios de los servicios (pro-sumidores, Toffler 1980); Existen miles de personas que buscan servicios y también hay miles de ayudantes que también utilizan los servicios. Los “Auto-ayudantes” también son voluntarios que ofrecen sus servicios como voluntarios para ayudar a los demás, pero los investigadores ¡no los ven así! Los participantes comparten sus experiencias de vida y de su problema, siguiendo las normas del grupo de auto-ayuda, las experiencias propias se convierten en situaciones de todos (colectivas); nuevas caras y opiniones diversas del grupo son compartidas y aquí es en donde la política puede surgir (Borkman 1999). El apoyo primordial es cualitativamente diferente al apoyo proporcionado por la familia o compañeros de trabajo que carecen de la comprensión debido a que no cuentan con la experiencia del problema.

El apoyo que se vive en grupo, las personas encargadas del grupo, el conocimiento sobre el problema, son situaciones que complementan al verdadero objetivo, haciendo poca diferencia con las demás corrientes psicológicas o perspectivas profesionales.

Los “auto-ayudantes” a menudo tienen ideas innovadoras y expandidas para nuevas investigaciones y servicios que a la larga serían imitados por profesionales y empresarios en donde se benefician monetariamente al tiempo que proporcionan menos empoderamiento a las formas de apoyo del GAA original (Madara 2008).

Las Cuatro Tradiciones Contemporáneas de Investigación - Grupos de Autoayuda.

Existen cuatro distintas tradiciones que se encuentran en investigación y que han publicado sobre grupos contemporáneos de autoayuda. Estas tradiciones son independientes y no se comparan entre sí, hay una referencia amplia a los conceptos y a las conclusiones sobre las otras tradiciones. Estas cuatro tradiciones son inter-disciplinarias por lo que el enfoque disciplinario no puede dar cuenta a la insularidad (condiciones propias del grupo). Si bien en estas tradiciones se hacen preguntas similares en relación a la investigación, también existen preguntas muy diferentes. En la actualidad trabajan varios investigadores, que han sido o son "cross-overs" (haciendo investigación y publicando en una o más tradiciones); Al Katz, Keith Humphreys y yo. Somos tres “cross-overs” que personalmente he identificado. Probablemente yo sea una de las identificadas en la publicación de estas tradiciones debido a que, dichos “cross-over” han publicado en tres de las tradiciones (excluyendo el desarrollo económico).

A estas cuatro tradiciones las nombré: “Adicciones y grupos de autoayuda”; Psicosocial Norte-americano, Desarrollo y Económica; Psicosocial Europea. Los principales aspectos de cada tradición son resumidos en la Tabla 1, que incluye los tipos de grupos de autoayuda que se estudian, los métodos utilizados, preguntas de investigación, disciplinas de los investigadores y los investigadores principales seleccionados.

1. Adicciones y GAA son los más grandes en cantidad de publicaciones que se han hecho y tienen dos ramas diferentes. En la primera, están los ensayos clínicos de la orientación científica, adicciones diferentes y tratamiento que siguen los clientes. Se identifican para ver quién va a Alcohólicos Anónimos y quién va a un grupo de autoayuda, haciendo de este modo, la diferencia en el consumo (si es alcohol o drogas), (ver Pagano et al 2004).

La primera rama es la más científica y positivista de las cuatro tradiciones y, usualmente está financiada por los Institutos Nacionales de la Salud. La segunda rama tiene cientos de estudios (por lo general cualitativos) sobre el modelo AA y grupos de autoayuda para otras adicciones. Los temas que han sido investigados y de gran ayuda son: la manera en cómo funcionan los grupos AA en una organización, el cambio de identidad en AA (véase Denzin 1993), los procesos de compromiso en AA, los 12 pasos en un proceso de recuperación, el discurso y análisis en las reuniones, y las preferencias de usuario para AA u otros grupos como “Mujeres por la sobriedad” (ver Kaskutas 1992). Un punto importante fue la conferencia de 1992 con tema: "Los deberes de la investigación en AA pueden ser llevados a cabo?" financiado por el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIAAA), de ahí surgió la Investigación sobre Alcohólicos Anónimos: Oportunidades y Alternativas (McCrady y Miller, 1993) y fue publicada.


Esta tradición tiende a favorecer a las localidades Norteamérica, enfocándose a los estudios de tratamiento antes hechos en el Reino Unido. La mayoría de los estudios sobre grupos AA han sido hechos en EE.UU., Canadá y el Reino Unido, se cuentan con varios realizados en México. Un importante estudio internacional sobre Alcohólicos Anónimos fue realizado en 8 países (ver Makela et al., 1996). Fueron 15 investigadores que demostraron que la propagación de los AA en un país estaba relacionada con el sistema del país, modificando y haciendo la diferencia en un país a otro en el tratamiento de las adicciones y en las asociaciones de voluntarios.


Irónicamente, miles de libros y artículos han sido publicados acerca de los grupos AA y otros grupos de autoayuda para adicciones que contienen una extensa base de conocimientos dando respuestas a preguntas sobre la dinámica organizacional y los procesos individuales de cambio que parecen ser desconocidos para los investigadores en la región de Norteamérica y Europa.

2. Psicosocial Norte América:

Muchos de los investigadores son psicólogos, trabajadores sociales y enfermeros estadounidenses y canadienses. Ellos enfatizan en el análisis individual y en el nivel psicológico. Los primeros estudios sobre los GAA fueron realizados a participantes o individuos de un grupo. Las asociaciones de autoayuda de compensación son un interés en la investigación de menor importancia pero persistentes. Las organizaciones de autoayuda o las organizaciones dirigidas por consumidores, sobre todo en materia de la salud mental, se ha vuelto un interés de investigación emergente (por ejemplo, en septiembre de 2008 el número especial de la Revista Americana de Psicología Comunitaria se dedica a las organizaciones de salud mental dirigidas al consumidor).

 

 

Ha aumentado el interés sobre los grupos de autoayuda en línea (Redes/Internet). La pregunta más importante de esta tradición es: ¿Cuáles son los beneficios para los individuos que participan en los grupos de autoayuda o OAA y que frecuentemente se preocupan por cómo los profesionales o los becarios, reaccionan ante ellos y los grupos. Ésta tradición ignora en gran medida, los 12 pasos como los grupos de AA y otras adicciones, orientadas a aspectos organizativos de los grupos y las cuestiones más amplias sobre el impacto de los grupos de autoayuda en el capital social o de la sociedad civil. Me extenderé más en esta tradición, más adelante.

Psicosocial Europa:

La tercera tradición fue iniciada por saltar Alfred Katz, profesor de trabajo social en la Universidad de California, en Los Ángeles, y un colaborador conocido, de EE.UU. pionero del análisis de grupo de auto-ayuda y la investigación. Él es un gran “cross-over”, figura que también fue pionera en la tradición psicosocial en América del Norte. Katz participó en una importante conferencia en Europa sobre algunos grupos de autoayuda en Dubrovnik, Yugoslavia en 1979 (Katz, 1984).

La Organización Mundial de la Salud en Copenhagan posteriormente patrocinado por varias conferencias y proyectos de investigación, especialmente para los europeos (ver Humble y Unell 1989, OMS 1990). Si bien haciendo preguntas similares sobre el impacto de la participación en grupos de autoayuda en el individuo, la perspectiva psicosocial europea era probable que haya ido más allá del individuo que cuestionar sobre el impacto en la familia y la comunidad. Los GAA han contribuido al capital social y la sociedad civil: estos dos temas son preguntas que se plantean muy a menudo. Los investigadores provienen principalmente de las áreas de psicología, trabajo social y sociología.

Otra manera de distinguir la parte psicosocial de Norteamérica con la de Europa, es la forma en la que se cuestiona acerca de las relaciones entre los grupos de autoayuda y las relaciones con los profesionales. En contraste con la preocupación norteamericana acerca de lo que piensan los profesionales acerca de los grupos de autoayuda, con la perspectiva europea es más probable que sea el de Judy Wilson (1995) Cómo trabajar con grupos de autoayuda: Guía para los profesionales …pregunta a los líderes de estos grupos y a sus miembros como podrían comportarse amablemente en su grupo de manera que no se hieran o amenacen.

4. Desarrollo Económico:

La cuarta tradición es más reciente y disparada. Cuenta con especialistas en desarrollo, antropólogos y economistas que estudian a los grupos de autoayuda de microcréditos en los países en desarrollo y con grandes poblaciones de escasos recursos. Las microfinanzas se han utilizado como una herramienta para aliviar la pobreza e inició en la década de 1970.

Las Naciones Unidas declararon en el 2005 como el Año Internacional del Microcrédito y Mohamed Yunus y el Banco Grameen recibió, el Premio Nobel de la Paz en 2006. Un experto en microfinanzas, declaró en el 2005 que los pobres son vistos como grandes emprendedores, empresarios magistrales y que el microcrédito ya no se considera como un préstamo de diez dólares para ayudar a una mujer que quiere comprar una cabra.


Existe un grupo específico de microcrédito en la India que se nombra bajo GAA y se define como: "... una pequeña asociación voluntaria de personas pobres, preferentemente del mismo estado socioeconómico que se reúne con el propósito de resolver problemas en común, a través de la auto-ayuda y ayuda mutua. "(Krishnamurthi y Suresh 2007: 49).

Estos grupos de autoayuda parecen haber sido estudiados en una de las tres tradiciones distintas al foco y que se encuentra dentro de la ayuda económica y material en lugar de apoyo psicosocial.

Los grupos de autoayuda en la India son una pequeña parte de la industria mundial de grandes microfinanzas. Los GAA en la India son sólo un pequeño fragmento de una gran industria de microfinanzas a nivel internacional; las auto-denominaciones en cada país pueden variar, como por ejemplo: “pequeños ahorros”, “créditos y programas de préstamos” que ayuda a los más pobres a sacarlos de la miseria. Muchos grupos de microfinanzas dependen de organizaciones no gubernamentales, el gobierno u otras instituciones externas para sus operaciones. Cada vez más, las mujeres son las elegidas para laborar en grupos de autoayuda, ya que son más propensas a contribuir con sus ingresos a la nutrición de sus hijos educación de la familia, o la familia (Ganesamurthy 2007).

Las investigaciones realizadas hasta el momento se preguntan si los más pobres tienen algún beneficio del microcrédito (son los menos propensos a abandonar su trabajo) y cómo afecta el empoderamiento de la mujer en ésta realidad. Unos pocos estudios examinan el impacto en la comunidad más amplia de grupos de autoayuda establecidos encontrando que en algunos casos los participantes se convierten activos en la política del pueblo como miembros de los consejos de aldea o movilizar campañas como la mejora del suministro de agua en las aldeas o tratar con maridos abusivos alcohólicos.

Canadian Contributions To The North American Psychosocial Tradition

Canadians have contributed extensively to the North American Psychosocial Tradition. Space and time do not allow showing all their contributions, but some major figures and events are valuable to note.

The history of the North American Psychosocial tradition is closely linked with several events. In Canada a national meeting was held in 1982 with government officials, academics, and self-helpers; Dr. Leonard Borman of the Chicago Self Help Center at Evanston was invited as a special guest and resource—from this meeting a how-to-manual, national newsletter and films were produced (see Balthazar 1990). In 1984 a Self-Help Fair and Workshops were held in conjunction with an International Conference on Social Welfare in Montreal. Professionals hospitable to self-help groups were concerned about incorporating material about them into their academic curriculums. Various self-help clearinghouses developed in Canada as well as in the US. The nonprofit organization the Canadian Council on Social Development fostered a number of constructive initiatives on SHGs including the publication of Romeder and contributors (1990).

Another major event was in 1987 when the Surgeon General C. Everett Koop hosted a Workshop on Self Help and Public Health in Los Angeles which drew attention to the thousands of SHGs for chronic diseases, mental illnesses, and stigmatized social issues. A network of researchers evolved from that meeting who present papers at the American Psychological Association's community psychology conferences (SCRA or the Society of Community Research and Action). Self-help clearinghouses in the US and Canada organized into an International Network of Mutual Help Centers and met periodically to work on common issues (for histories of this tradition see Hedrick et al. (1992).

A very significant event was the International Conference on Self-Help/Mutual Aid in Ottawa, Canada in 1992 from which a book was published with international authors (see Lavoie [Canadian], Borkman [US}, & Gidron [Israel] [1994] Self-Help and Mutual Aid: International and Multicultural Perspectives) which was simultaneously published as two issues of the journal Prevention in Human Services. It seems as if that were the last significant international self-help/mutual aid event in North America.

Some well known Canadian contributors to SHG and SHO research can be listed although it is an incomplete listing. An early article, now a classic, was the anthropologist Paul Antze's " The role of ideologies in peer psychotherapy organizations: Some theoretical considerations and three case studies" found in the 1976 special issue of the Journal of Applied Behavioral Science; it has had a powerful impact shaping research. Richard Wollert's works on self-help clearinghouses (1987) or SHGs (Wollert et al. 1982) and Rubin Todres (1982) professionals' reactions to self-help groups were published in US and Canadian journals. Benjamin Gottlieb from the University of Guelph, a major figure in social support research (see Gottlieb 1982) also contributed to demographic knowledge of Canadian self-helpers (see Gottlieb & Peters 1991). Miriam Stewart (1990) did significant theoretical and conceptual work as well as research with other Canadians (Stewart et al. 1994). Jean-Marie Romeder wrote The Self Help Way: Mutual Aid and Health in 1990, published by the Canadian Council on Social Development with contributions by Hector Balthazar, Francine Lavoie (1984) from Laval University, and Andy Fuarquharson from the University of Victoria, all of whom have been major contributors to the North American psychosocial tradition.

Recent contributors are from the research team at Wilfred Laurier and related organizations that includes academic researchers and self-helpers: Geoffrey Nelson, John Lord, and company who do an excellent work on SHOs for people with mental health problems (see Nelson et al 2001, 2006, 2008). Linda Bayers, director of the Self-help Connection in Halifax finished her PhD at the University of South Australia; her dissertation is titled: Surviving breast cancer: A discourse analysis of breast cancer self-help groups (Bayers 2004). These are but a few of the Canadian researchers contributing to SHG literature.

 

Las Cuatro Tradiciones de Investigación - Cuestiones claves importantes a considerar.

Las cuatro tradiciones de la investigación en materia de apoyo para la autoayuda/ ayuda mutua sugiere una perspectiva insular y parroquial de muchos investigadores que con frecuencia desconocen no sólo de investigaciones similares que se realizan dentro de sus propios países, sino de aspectos interculturales e internacionales de los GAA y ayuda mutua.

 

Lo que se debe comprender del pasado, son los esfuerzos que ha tenido la ayuda mutua en el contexto social, económico, socio-cultural; se debe tomar en cuenta para comprender la forma distintiva y la expresión de los grupos de autoayuda toman (Borkman et al. 2005, Dill & Coury 2008).

Las actitudes culturales hacia la familia, los profesionales y los gobiernos son factores cruciales en el tipo y en el alcance de los grupos de autoayuda que se desarrollan. Las experiencias vividas de los auto-ayudantes se pueden integrar en la investigación a través de enfoques metodológicos participativos (ver Chesler 1991, Isenberg et al. 2004).

Los investigadores deben tener en cuenta las culturas, sobretodo en el contexto en el que se estudia, como en otras áreas médicas y el Tercer Sector. Es muy importante la claridad en las definiciones en relación a la comprensión internacional de las palabras y conceptos que se utilizan.

Preguntas: En cada tema que se mencione se marcará la tradición dentro de un paréntesis.


1. ¿En qué medida la participación de los GAA o OAA contribuyen al desarrollo de la capital social y la participación en los procesos democráticos de la sociedad civil? (Psicosocial Europa).


2. Desde la perspectiva de los profesionales y responsables en la política, se auto-empoderan ayudantes que conducen a resultados que complementan los servicios profesionales y de ahorro de costes para el sistema de salud formal. (Las adicciones y los grupos de autoayuda). (Psicosocial Europa).


3. ¿Cómo pueden los grupos de autoayuda y los grupos de ayuda mutua de la comunidad reducir la exclusión de los pobres, grupos raciales, etnias marginadas, religiosos o de otro tipo en la comunidad? (Psicosocial Europa).


4. ¿Cómo se pueden beneficiar los participantes en un grupo de autoayuda? ((Psicosocial Europa y Norteamérica).


5. ¿Cómo se pueden beneficiar las comunidades y la sociedad en general? (Psicosocial Europa).


6. ¿Cuán efectivos son los grupos de autoayuda en la reducción del consumo de alcohol / drogas u otras conductas adictivas? (Las adicciones y los grupos de autoayuda).


7. ¿Cuáles son los mecanismos o métodos del compromiso dentro de los grupos de autoayuda y cómo apoyan al cambio de identidad? (Las adicciones y los grupos de autoayuda).


8. ¿Cuáles son las relaciones entre los grupos de autoayuda y profesionales en diferentes contextos de atención de salud? (Las adicciones y los grupos de autoayuda) (Psicosocial de Norteamérica y Europa).


9. Cuando los grupos de autoayuda deciden convertirse en OAA para favorecer a la sociedad, las condiciones culturales, económicas y sociales son financieramente viables y capaces de mantener el espíritu de autoayuda y ayuda mutual ¿Cómo funcionan? (Adicciones y grupos de autoayuda) (Psicosocial de Norteamérica y Europa).

 

10. ¿Qué cosas tienen en común la autoayuda y ayuda mutua y, lo qué es particular en el contexto social y cultural? (Gidron y Chesler 1994)? (Psicosocial de Norteamérica y Europa).


11. ¿Los programas de apoyo “en línea” que son llevados a cabo por voluntarios de los GAA proporcionan el mismo apoyo y trato emocional, social, material o son diferentes a los grupos de autoayuda de manera presencial o son diferentes? (Psicosocial de Norteamérica).


12. Los miembros que participan en las GAA son elegidos entre ellos para promover el cambio personal, los investigadores distinguen metodológicamente los métodos que facilitan la conducta que hace más fácil el cambio, tomando en cuenta que hubo un proceso de auto-elección. (Las adicciones y los GAA)

 

13. ¿Cómo se beneficia el profesional ayudando a los participantes? ¿Cómo es el voluntariado como “yo-ayudo” de ayuda mutua, similar o diferente de lo convencional, a que si fuese de manera voluntaria? (Adicciones, grupos de autoayuda, Psicosocial América del Norte).


14. ¿Pueden los auto-ayudantes demostrar que prestar una ayuda eficaz y distintivo a sus compañeros, un mayor acceso a los servicios y ampliar las oportunidades de elección y distribución de servicios a sus compañeros? (Psicosocial Europa).


15. ¿Cómo pueden los gobiernos u otros organismos de financiación darse cuenta del valor del financiamiento de la autoayuda como cámaras de compensación (1) intermediarios entre el público, los profesionales y los grupos de autoayuda y (2) para fomentar la apertura de nuevos grupos de autoayuda y (3) ayudar en el mantenimiento de los grupos de autoayuda establecidos ? (Psicosocial North American & Europa).

16. ¿El microcrédito de los GAA reduce la pobreza, especialmente para los más pobres? (Psicosocial Europa).


17. ¿Cuándo y en qué condiciones de los grupos de autoayuda se reconoce la autonomía de la mujer? (Desarrollo Económico).


18. ¿En qué momento se reconocen a las mujeres por sus esfuerzos en los cambios sociales, dentro de los GAA?
(Desarrollo Económico).

 

Future Directions

  1. 1.SHOs for the addictions, mental illness, and the physical disabilities which have developed as alternative paradigms of service to professional ones are likely to increase and spread to more countries and contexts.
  2. 2.The value and importance of the alternative paradigm of self-help/mutual aid as well as the need to support intermediaries such as self-help clearinghouses needs to be advertised to increase their visibility among professionals, governments and foundations.
  3. 3.A synthesis of knowledge gained from the research in the four traditions needs to be undertaken. Hopefully future research will draw on the concepts, theories, and methods of the four traditions in order to merge the best of all of them

 

 

 

 

 

Referencias

 

Antze, Paul. (1976). The role of ideologies in peer psychotherapy organizations: Some theoretical considerations and three case studies. Journal of Applied Behavioral Science, 12, 323-346.

 

Ardener, S. &Burman, S. (Eds) (1995). Money-go-rounds: the importance of rotating savings and credit associations for women. Oxford, UK: Berg

 

Balthazar, H.(1990). The Self-Help movement in North America.Pp. 97-111 in Jean-Marie Romeder and contributors.The Self Help Way: Mutual aid and Health. Ottawa: Canadian Council on Social Development.

 

Bayer, L. S. (2004).Surviving Breast Cáncer: A Discourse Analysis of Breast Cáncer Self-Help Groups.Adelaide, Australia: University of South Australia, Doctoral dissertation in the Faculty of Education

 

Borkman, T. (1976). Experiential knowledge: A new concept for the analysis of self-help groups. Social Service Review, 50: 446-454.

 

Borkman, T. (1997). A selective look at self-help groups in the United States. Health & Social Care in the Community, 5 (6):357-364.

 

Borkman, T. (1998). Is recovery planning any different from treatment planning? Journal ofSubstance Abuse Treatment 15, 1, January/February, 37-42.

 

Borkman, T. (1999).Understanding self-help/mutual aid: Experiential learning in the commons. New Brunswick: Rutgers University Press.

 

Borkman, T. (2008). If only Researchers would talk to each other! Four Traditions of Research on Self-Help/Mutual Aid.Presented at colloquia at Ontario Institute for Studies of Education, University of Toronto, Canadá, December 1.

Borkman, T., Karlsson, M., Munn-Giddings, C, & Smith, L. (2005).Self-help and mental health: Case studies of mental health self-help organizations in US, England, and Sweden. Stockholm, Sweden: Skondal Institute and University.

 

Chesler, M.A. (1991). Participatory action research with self-help groups: An alternative paradigm for inquiry and action. American Journal of Community Psychology, 19,757-768.

 

Denzin, N. (1993). The Alcoholic Society: Addiction and Recovery of the Self New Brunswick, NJ.: Transaction Publishers.

 

Dill, A. &Coury, J. (2008).Forging a new commons: Self-help associations in Slovenia and Croatia.Pp. 247-271 in S. M. Chambre& M. Goldner (Eds.).Patients, Consumers and Civil Society.Vol. 10 Advances in Medical Sociology. Bingley, UK: Emerald Group Publishing.

 

Gidron, B. and Chesler, M. (1994). Universal and particular attributes of self-help: A framework for international and intranational analysis. In F. Lavoie, T. Borkman, & B. Gidron, (Eds.).Self-help and mutual aid groups: International and multiculturalperspectives. (pp. 1-44). NY: Haworth Press.

 

Ganesamurthy, V. S. (Ed.) (2007/ India: Economic Empowerment of Women. New Delhi, India: New Century Publications.

 

Gottlieb, B.H. (1982). Mutual-help groups: Members'views of their benefits and of roles for professionals. Prevention in Human Services, 1, 3, 55-67.

 

Gottlieb, B.H. & Peters, L. (1991).A national demographic portrait of mutual aid group participants in Canadá.American Journal of Community Psychology 19(5), 651-666.

 

Gugerty, Mary Kay. (2007). You Can't Save Alone: Commitment in Rotating Savings and Credit Associations in Kenya. Economic Development and Cultural Change, 55, 2 (January): 251-282.

 

Hedrick, H. Isenberg, D. H., and Martini, C. J. M. (1992). Self-Help groups: Empowerment through policy and partnerships. Pp. 3-55 in A. Katz et al. (Eds.) Self-Help: Concepts and Applications. Philadelphia: Charles Press, Publishers.

 

Humble, Stephen and Unell, Judith. (Eds.). 1989. SelfHelp in Health and Social Welfare: England and West Germany. London: Routledge.

 

Humphreys, K. (2004). Circles of Recovery: Self-Help Organizations for Addictions. Cambridge, England: Cambridge University Press.

 

Isenberg, D. H., Loomis, C, Humphreys, K, &Matón, K. I. (2004). Self-help research: Issues of power sharing. In L. A. Jason, C. B. Keys, Y. Suarez-Balcazar, R. R. Taylor, and M. I. Davis (Eds.), Participatory community research: Theories and methods in action (pp. 123-137) . Washington, D.C.: American Psychological Association.

 

Kaskutas, L.A. (1992). Beliefs on the source of sobriety: Interactions of membership in Women for Sobriety and Alcoholics Anonymous. Contemporary Drug Problems.Winter: 631-648.

 

Katz, A. H. Self-Help in America: A Social Movement Perspective. New York: Twayne Publishers, 1993.

Katz, A. H. (1961). Parents of the Handicapped.Springfield, ILL: Charles C. Thomas.

 

Katz, A. H. (1984). Self-help groups: An international perspective. In A. Gartner & F. Riessman, (Eds.).The self-help revolution.(pp. 233-242) NY: Human Sciences Press.

 

Kennedy, M. & Humphreys, K. (1994) Understanding worldview transformation in members of mutual help groups. Prevention in Human Services, 11 (2), 181-198

 

Krishnamurthi, N. A. and Suresh, K. M. 2007. Role of Self-help groups in Womens empowerment. Pp. 48-54 in Ganesamurthy, V. S. (Ed.) (2007).India: Economic Empowerment of Women. New Delhi, India: New Century Publications.

 

Kurtz, E. (1979). Not God: A History of Alcoholics Anonymous. Center City, Minn.: Hazelden.

 

Lavoie, F., (1984). Action research : A new model of interaction between the professional and self-help groups. Pp. 173-182 in A. Gartner & F. Riessman (Eds.).The Self-Help Revolution.NY: Human Sciences Press.

 

Lavoie, F.,Borkman, T., &Gidron, B. (1994).Self-Help and Mutual Aid: International and Multi­cultural Perspectives. NY: Haworth Press.

 

McCrady, B. S. and Miller, W. R., (eds.) (1993).Research on Alcoholics Anonymous: Opportunities and Alternatives. New Brunswick, NJ: Rutgers Center of Alcohol Studies.

 

McGee, Micki. (2005,).Self-Help, Inc.: Makeover Culture in American Life. New York: Oxford University Press.

 

Madara, Ed. (2008). Personal communication by email, May 13.

 

Makela, K., Arminen, I., Bloomfield, K,Eisenbach-Stangl, I., HelmerssonBergmark, K., Kurube, N., Mariolini, N., Olafsdottir, H., Peterson, J. H., Phillips, M., Rehm, J., Room, R., Rosenqvist, P., Rosovsky, H., Stenius, K,Swiatkiewitz, G., Woronowicz, B., & Zielinski, A. (1996). Alcoholics Anonymous as a mutual help movement: A study in eight societies. Madison, WI: University of Wisconsin Press.

 

Nelson, G., Lord, J., &Ochocka, J. (2001).Shifting the paradigm in community mental health: Towards empowerment and community. Toronto: University of Toronto Press.

 

Nelson, G., Ochocko, J., Janzen, R., &Trainor, J. (2006). A longitudinal study of mental health consumer/survivor initiatives: part 2-A Quantiative study of impacts of participation on new members. Journal of Community Psychology, 34, 3, 261-272.

 

Nelson, G, Janzen, R., Trainor, J., &Ochocka, J. (2008). Putting valúes into practice: Public policy and the future of mental health consumer-run organizations. American Journal of Community Psychology. 42, 192-201.

 

Pagano. M.E., Friend. K.B., Tonigan, J.S. & Stout, R.L. (2004). Helping other alcoholics in Alcoholics Anonymous and drinking outcomes:Findings from project MATCH. Journal of Studies on Alcohol, November, pp.766-773.

Rappaport, J. (1993). Narrative Studies, Personal Stories, and Identity Transformation in the Mutual Help Context. Journal of Applied Behavioral Science 29(2) (June), 239-256.

 

Riessman, F. (1965).The 'Helper Therapy' principie.Social Work, 1965,10 (2), 27-32.

 

Robinson, D. & Henry, S. (1977). Self-Help and Health: Mutual Aid for Modern Problems. London: Martin Robertson.

 

Romeder, J-M & contributors. (1990). The SelfHelp Way: Mutual aid and health. Ottawa: Canadian Council on Social Development.

 

Smith, D. H. (2000).Grassroots associations.Thousand Oaks, CA: Sage.

 

Smith, D.H. (2004). Grassroots Associations. Pp. 211-215 in Dwight F. Burlingame, Ed. Philanthropy in America: A Comprehensive Historical Encyclopedia. Vol. 1. Santa Barbara, CA:ABC_Clio, Inc.

 

Stewart, M. J. (1990) Expanding theoretical conceptualizations of self-help groups. Social Science and Medicine, 31,1057-1066.

 

Stewart, M. J.,Banks, S., Crossman, D. &Poel, D. (1994). Paternerships between Health Professionals and Self-Help Groups: Meanings and Mechanisms. Pp. 199-240 in F. Lavoie, T. Borkman, & B. Gidron (Eds.).Self-Help and Mutual Aid: International and Multi-Cultural Perspectives. NY: Haworth Press.

 

Surgeon General 's Workshop on Self-Help and Public Health (1988). DHHS Public Health Service.HRSA, Bureau of Maternal and Child Health and Resource Development Publication No. 224-250. Washington DC:US Government Printing Office.

Tesonero, F. (2006). Strengthening communities through women's self help groups in south India. Community Development Journal, 41(3), 321-333.

Todres, R. (1982). Professional attitudes, awareness, and use of self-help groups.Prevention in Human Services, 1,3,91-98.

 

Toffler, Alvin. (1980). The Third Wave. New York: Morrow.

 

Trojan, Alf. (1989). Benefits of Self-Help Groups: A Survey of 232 Members from 65 Disease-Related Groups. Social Science and Medicine 29, 2, pp. 225-232/

 

WHO Regional Office for Europe. 1990. Self-Help Support systems and HIV/AIDS Self-Help Groups. Report on a WHO Workshop at Leuven, Belgium, May 16-18, 1990. Copenhagen, Denmark.

 

Wilson, Judy (1995). How to Work with Self-Help Groups: Guidelines for Professionals. Hants, England: Ashgate Publishing Limited.

 

Wollert, R. W. (1987). Human services and the self-help clearinghouse concept.Canadian Journal of Community Mental Healthfi, 1,79-90.

 

Wollert, R. W., Barron, N., & Bob M. (1982) Parents United of Oregon: A natural history of a self-help group for sexually abusive families. Prevention in Human Services, 1, 3, 99-109.

 

1 1 1 1 1

Please login to view comments.

Ingreso y Registro

Identificarse  \/ 
x
o
x
x
Registrar  \/ 
x
o

0401R06DC-F30b-Torrevieja-B.jpg

Usuarios presentes

Hay 62 invitados y ningún miembro en línea